lunes, 20 de septiembre de 2010

Relato: Habitación preferida

Habitación preferida

Mi habitación preferida es parte indispensable en el usuario social que suelo acostumbrar en la vivienda. En general la vivienda ofrece amplitud de espacio, transparencia de la luz del día, cercana ubicación en las proximidades del mar y un particular encanto ambiental de un inquilino liberado. El espacio preferido que albergan cuatro paredes tiene nombre, ¡y hay que ver!, hasta posee un titulo: “Utopia”, salón del arte.

Al entrar en ella enseguida te haces con las dimensiones transmitidas. Estas completamente en el aíre suspendido, una pirueta y un salto de giro completo y todavía hay distancia. El suelo del parquet es delicioso. Si me agacho y experimento primero con las manos y después con todo mi cuerpo arrollador sobre el suelo, puedo manifestar que aquí no hay muebles. Un vacío tan simple es un privilegio apreciable. Pero ese vacío tiene colores, imágenes distribuidas en las cuatro paredes.

Son pósters de artistas que expresan libertades deseables, ideales que apuestan por el sentimiento y la belleza. No hay timidez, ni me privo en decir que en su contenido destaca un erotismo cautelosamente elegido y expuesto a vista de todos los invitados. También no falta cierta nostalgia amadora de prometedoras visualizaciones planetarias. Dos palabras: Belleza y Futuro.

Cuando estoy solo en este palacio de inspiración, entonces las iniciales AVA aspiran bailarín. En el suelo, conectado al enchufe, la fuente de ritmos y melodías. Amo a este sitio, lo quiero tanto porque en esta habitación sin muebles puedo ser “ego” en pura alma, puedo hacer el idiota danzarín si mi moral esta por las nubes, o también lloroso y con caricias manuales en la esquina de la habitación preguntándome: ¿Dios por que?, y las respuestas encaminadas a una respuesta clara. Una habitación no es distinguida sólo por su decoración, más importante es lo que tú quieres ser en ella.


©Avaherz

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me encantaria ver esa habitación y ver el mar al lado

mina

Crónicas de Avaherz dijo...

Cierra los ojos y entra.